viernes, diciembre 23, 2005

EL CERDITO ILUMINADO (CUENTO DE NAVIDAD)

En una granja de un lejano país, habitaba un cerdito que se decía "iluminado".


Siempre que se cruzaba con otro animal, hacía alarde de su capacidad para encontrar trufas con la nariz; de prever cuando iba a cambiar el tiempo y de reconocer las pisadas del amo desde, al menos, doscientos metros.

Ciertamente, muchas veces acertaba, ya que era un cerdito listo que con una sola mirada o respiro sustraía del entorno la información necesaria para poder predecir. Si la tierra huele a guiso, se trata de una trufa; si el sol se va de vacaciones, entonces, seguro lloverá; si el suelo se estremece y el aire trae el olor del hombre, indudablemente se acerca el amo.

El resto de los animales lo escuchaban con atención, pero no estaban completamente seguros de que las habilidades de las que presumía el cerdito, fuesen muy diferentes a las del resto de los cerdos e incluso a las de otros animales.

Un año, cuando llegó el frío mes de diciembre, empezó a correr el rumor por la granja de que el amo haría un "belén viviente". Como muchos animales no sabían exactamente qué era un "belén viviente", el cerdito iluminado se apresuró a explicarlo reuniéndoles a todos en el granero.

Cuando hubo acabado su explicación, un cordero muy pequeñito le preguntó:

-¿Formarás tú parte del "belén viviente"?
- Por supuesto, -dijo el cerdito muy seguro de si mismo- dado que soy un cerdito iluminado, el amo no podrá prescindir de mí.

Algunos de los animales presentes sintieron envidia del cerdito, porque éste había dicho que al estar compartiendo espacio con los hombres tendría más comida, estaría calentito y además llegaría a ser famoso porque otros hombres vendrían de todos los pueblos a ver el belén viviente y le harían muchas fotos.

Al cabo de un tiempo, un día muy lluvioso, aparecieron un hombre y una mujer vestidos con túnicas y con las cabezas cubiertas con un lienzo blanco. El amo les acompañaba. Los tres se dirigieron hacia los animales y cogieron a un vaca, a un burro y al cordero pequeñito, para que formaran parte del belén viviente. A los animales que cogían, rápidamente los ponían debajo de un cobertizo para protegerlos de la lluvia.

Cuando el hombre que representaba a José, quiso coger al cerdito iluminado, el amo dijo:

- No, al cerdo no lo cojas. Es muy cotilla; se pasa todo el día olisqueando donde no debe; come mucho y, sin duda, será un incordio para vosotros.

Justo en ese momento, cayó un rayo, con tan mala suerte para el cerdito que una chispa le quemó levemente su colita.

Una yegua que antes había sentido envidia del cerdito dijo:

- ¡Más que cerdo iluminado, es el cerdo chamuscado! Será por su luz, que es tan intensa que le quema.Jajaja-A continuación se escucharon al unísono las risas de todos los presentes.

El cerdito, muy ofendido, no podía soportar las burlas (que eran peores que el dolor de la quemadura) y corrió a esconderse en el pajar, donde estuvo llorando durante mucho tiempo, sintiéndose completamente inútil.

La noche siguiente al nefasto incidente que apagó la pretendida luz del cerdito; se celebró una fiesta navideña en la casa del amo. En la oscuridad, salió de la casa un borracho acompañado de una botella. Sin casi saber dónde iba, se metió en el pajar y se sentó justo al lado del cerdito que estaba enroscado como un jamón junto a la paja. El borracho que era de esas personas que no encuentran su misión en la vida, dijo en voz alta:

- Hasta este cerdo es más útil que yo. Su vida sirve para alimentar al hombre. Mi vida, en cambio, no vale más que el corcho de mi botella; en cuanto se apague ya nadie se acordará de mí.- Y se echó a llorar con más fuerza y más dolor que el cerdito, pues estaba muy convencido de lo que decía.

Al escuchar estas palabras, el cerdito sollozó más intensamente que antes porque él no quería que su destino fuese ser manjar de los hombres, sino el cerdo más importante de toda la historia de la animalidad.

En ese momento entró en el pajar el corderito pequeñito, casi insignificante, que sí había sido elegido para ser parte del belén viviente; y al cual el amo permitía dormir en un cuarto con calefacción.

El corderito, sentía pena del cerdito iluminado y venía hacerle compañía. Al ver que yacía junto a un hombre, se acercó a ambos sin dudar y dijo sin temor:

- Quizá si duermo a vuestro lado, no pasaréis tanto frío porque mi lana os abrigará.

Por fin, el cerdito iluminado y el borracho dejaron de llorar y junto al corderito durmieron muy bien toda la noche. Así fue como el insignificante corderito, casi sin ni siquiera saberlo, curó las heridas de aquellas dos almas perdidas.

(Besos y abrazos navideños a todos. Espero que "el corderito" os ayude a pasar el frío invierno muy calentitos y contentos.
Me voy unos días de vacaciones a Asturias; ya os contaré.)©2005 Andrea Recol

21 Comments:

Blogger Lucas said...

precioso cuento de Navidad...

Pasa unos días estupendos, princesa... y que el nuevo año traiga bellas historias y hermosos cuentos que contar para ti y toda la gente a la que aprecias...

Sed felices

12/23/2005 01:12:00 p. m.  
Blogger Bohemia said...

una bella historia navideña...
Besitos y felices fiestas!

12/23/2005 02:07:00 p. m.  
Blogger Kuan said...

Precioso y cálido cuento...

FELIZ NAVIDAD, y que esta felicidad perdure para siempre

Un abrazo

12/23/2005 05:27:00 p. m.  
Anonymous María said...

¡qué bonito cuento! Feliz Navidad para ti también y que el corderito también te abrigue a ti y a tu familia. Besos

12/23/2005 06:13:00 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Muy Felices Fiestas Andrea...

12/23/2005 07:54:00 p. m.  
Anonymous Jim said...

Que bonito, casi lloro, uf que ando sencible, acá en chile hace mucha calor, y al corderito lo vamos a matar, y no es chiste, pero yo no quiero ver, y quizás tampoco comer, que tengas muy feliz navidad, besos byebye

12/23/2005 09:24:00 p. m.  
Anonymous jartos said...

Andrea tienes la sensibilidad a flor de piel y de lo buena persona que eres hasta el cordero lo sabe. El cerdito por supuesto, porque es más listo. Buena fábula y buenas maneras de contemplar la navidad, ojala sea como tu lo cuentas.

Que lo pases bien en Asturias y que disfrutes de la compañia de tus seres queridos. También quiero desearte toda la felicidad y todo el amor que tu te mereces que es mucho.

Un beso muy fuerte.

12/23/2005 10:05:00 p. m.  
Blogger Una maruja en internet said...

Que disfrutes de tus vacaciones. Féliz Navidad.

12/23/2005 10:41:00 p. m.  
Blogger Cris said...

Ay, que cosa más tierna... Me ha traido a la mente los años en los que yo hacía el papel de pastorcilla asturiana en el belén viviente del cole... Lo de asturiana era porqeu cada uno representábamos a una parte de España.

Andrea, siempre me endulzas la vida con tus palabras.

Felices Fiestas y que tengas un 2006 maravilloso. Lleno de magia.

Pásalo muy bien en Asturias!
Besitos gorditos!

12/23/2005 11:42:00 p. m.  
Blogger cerise said...

Un bonito cuento...
¡Un beso y Feliz Navidad!

12/24/2005 06:23:00 a. m.  
Anonymous don tonino said...

Un precioso y tierno cuento navideño.
Déjame decirte, Andrea, que escribes como los ángeles y que es un placer leerte.
Disfruta de estos días y hasta la vuelta. Aquí estaremos todos esperándote.
Besos.

12/24/2005 12:18:00 p. m.  
Anonymous leodegundia said...

Precioso y tierno el cuento de hoy.
Espero que disfrutes mucho en Asturias y seguro que de allí nos traerás otro bonito relato.
Feliz Navidad.
Un abrazo

12/24/2005 03:42:00 p. m.  
Anonymous Alba said...

Jo Andrea... que cuento más bonito!!!!!!!! Me ha gustado muchisimo, ahora me acuerdo del corderito y de lo calentito que se debe dormir con el (será porque estoy helada y trabajando)

Feliz Navidad Andrea,
Besitos

12/26/2005 08:55:00 a. m.  
Blogger almena said...

es precioso, Andrea. Y nos reflejas tantas de las actitudes de la "humanidad"... aunque sea a través de los tiernos personajes de esta granja.
Disfruta mucho. Que sean unos días muy felices para ti.

Un beso

12/26/2005 10:32:00 a. m.  
Blogger Aniwiki said...

Está graciosillo :) El cerdito me ha hecho mucha gracia :P
Saluditos blogueros y Bon Nadal i Feliç Any Nou 2006, Felices Fiestas.

12/26/2005 01:09:00 p. m.  
Blogger Darilea said...

Un cuento precioso.
Ayss.
Feliz Navidad y un Feliz Año
BEsitosss

12/26/2005 10:57:00 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

Q envidia a asturias, con lo q me gusta... bueno espero q disfrutes y feliz navidad.. por cierto precioso cuento me ha encantado....

12/27/2005 03:08:00 a. m.  
Anonymous ladina said...

Qué cosas más lindas nos cuentas. Que disfrutes tus vacaciones y encuentres ese corderito que de calor a tu vida (si no lo tienes ya).
Besurris.

12/27/2005 11:15:00 a. m.  
Blogger Elisa said...

Que tu navidad haya sido muy feliz junto a tus seres queridos :)
mis mejores deseos para ti!!

12/27/2005 03:01:00 p. m.  
Anonymous Grace said...

Es que los corderitos insignificantes siempre tendrán lana con la que calentar corazones sin rumbo, mientras que los iluminados de vez en cuando sufren apagones...
Hermoso cuento. Feliz Navidad asturiana.

12/27/2005 05:05:00 p. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!! Me encantaría ponerme a contestar cada uno con un detalle especial, pero voy un poquito pilladita de tiempo. En cualquier caso, en cuanto pueda me paso por vuestras casitas. Besos enormes a todos y muchas gracias por animarme a escribir. Sois mi motor.

12/28/2005 01:00:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home