viernes, enero 13, 2006

LA CUCARACHA Y LA HORMIGA


En las catacumbas de la ciudad tras las Navidades, se aproximaba la parte más cruda del invierno y la conocida "cuesta de enero". Eran vecinas una cucaracha y una hormiga.

La hormiga (como en el cuento de La Cigarra y la Hormiga) era muy trabajadora. Temerosa del futuro, había conseguido guardar, tras las fiestas, trocitos de turrón, polvorones y hasta una cuantas gambas que tenía en la parte más fría de su cueva. La cucaracha, en cambio, no temiendo el mañana, comía y bebía lo que diera el día sin preocupación de ahorrar nada. Tras la jornada laboral ambas frecuentaban una vieja taberna. Sorbiendo una cañita, fresca como el agua, departían con el tabernero al caer la tarde.

- No sé por qué te preocupas tanto -decía la cucaracha a la hormiga-. Todo es mucho más simple de lo que tú piensas. Si hay, se come más y se engorda y si no hay, no se come y se adelgaza.

- Yo no puedo vivir así cucaracha. Ésa filosofía de vida va en contra de mi naturaleza. He de mantener a mi familia y prefiero guardar por lo que pueda ocurrir.

- Ni lo uno, ni lo otro -decía el tabernero- no se puede vivir siempre acongojado por el mañana, pero tampoco se debe despilfarrar.

En eso estaban cuando entró la mariquita (como habréis descubierto ya, todos estos insectos protagonizaron la exitosa película de Pixair"Bichos"), que vendía lotería. Era muy conocida en las catacumbas por su capacidad de cambiar el destino de sus habitantes.

- ¡Traigo la suerte!, ¡traigo la suerte!- exclamaba la mariquita.

La cucaracha decidió inmediatamente utilizar las últimas monedas que le quedaban para comprar dos décimos. El tabernero compró un décimo y la hormiga ninguno.

- Compra al menos uno -le recomendó el tabernero.

- Sacarte la lotería es más difícil que te parta un rayo en una noche de tormenta. Además, ¡qué locura! En plena cuesta de enero, eso es tirar el dinero.

- ¡Sandeces!, hormiga. Hay que vivir al día, que nunca se sabe lo deparará el mañana.

Pasaron los días y el tabernero y la hormiga empezaron a notar la ausencia de la cucaracha en la taberna. Por fin un día, el tabernero se enteró de lo que había ocurrido.

- ¡Se ha sacado la lotería!- le contó emocionado el tabernero a la hormiga-. Se ha marchado con su familia rumbo al Caribe. Me la imagino ya allí, bailando salsa, ¡la muy cuca!

La hormiga se sintió morir. Por una vez pensó que la cucaracha tenía razón: para ganar había que arriesgar. Ella, todo el día ahorrando para vivir a duras penas y, en cambio, la viciosa parásita además de pasárselo bien y no ahorrar nada, era bendecida por la suerte.

- No es justo- dijo la hormiga al tabernero.

- Uy, amiga, creo que cada uno tiene la naturaleza que tiene y su propio sino. Dejemos a la cucaracha en paz, que disfrute de lo que le ha regalado la suerte y nosotros a lo nuestro, que la existencia en el planeta está organizada, aunque no lo parezca.

- Sí, pero no deja por eso de parecerme injusto.

- La vida es muy larga y nunca se sabe cuando vendrán curvas para los pobres, para los ricos y para los que estamos en el medio.

La hormiga se marchó esa tarde cabizbaja y con un nudo en la garganta. No podía quitarse de la mente la idea de que el destino era caprichoso. De camino a casa se encontró en un recoveco de la calle a la pobre mariquita que se protegía del frío con unos cartones y seguía vendiendo lotería.

- ¿Eres feliz?- Le preguntó la hormiga a la mariquita.

- Creo que el que no se conforma es porque no quiere. Siempre hay algún motivo para ser feliz y algún otro para ser desgraciado. Pero esa forma de pensar, muchas veces no depende de ti, sino de tu naturaleza. Es lo que tiene la naturaleza...que es muy suya.

Las palabras de la mariquita no sirvieron para mitigar la pena de la hormiguita que en cuanto llegó a casa se tumbó con el alma adolorida por los reveses del devenir. Su familia, que era muy numerosa, trató de consolarla pero tampoco tuvo éxito. Él que sí pudo aplacar su dolor fue el tiempo, que en estos menesteres es un experto sanador. Pasaron los meses y la hormiguita se fue olvidando la historia de la cucaracha que se había sacado la lotería.

Mucho tiempo después, tras acabar su jornada laboral y aparcar su coche en el garaje, se encontró el cuerpo sin vida de la cucaracha tirado junto al ascensor. Gritó de espanto y rápidamente fue a llamar a los vecinos. Como la mayoría eran hormigas, tal y como mandaba la naturaleza, empezaron la disección del cuerpo que serviría de alimento a toda una colonia.

A los pocos días se enteró la hormiga que la cucaracha había vuelto del Caribe hacía muy poco tiempo y que la causa de la muerte había sido un ataque al corazón. De pronto también recordó la hormiga las palabras del tabernero: "La existencia en el planeta está organizada, aunque no lo parezca. "©2006 Andrea Recol

28 Comments:

Blogger Cris said...

Pues yo estoy muy de acuerdo con las palabras de la mariquita lotera, siempre hay un motivo para ser feliz y otro para ser desgraciado.
Lo que pasa es que cada uno elige hacia qué lado de la cara quiere arquear los labios, y a mí me gusta más que los míos apunten hacia arriba. Por varios motivos, porque estoy más guapa, obviamente, y porque me siento mejor, pero sobretodo porque las personas que quiero son felices viéndome así. Y no hay nada más hermoso que contagiar alegría.

Lo de menos es si ahorras o vas al día. Lo principal es saber sacarle el jugo a la vida que uno tiene, y que el jugo sea dulce, eso pienso yo.

Una vez más, Andrea, dando en el clavo con una historia preciosa, amable y divertida, y que como siempre, me encanta.
UN beso.

1/13/2006 11:30:00 a. m.  
Blogger Lucas said...

¿Y no crees que hay que ser un poco hormiga, un poco cucaracha y bastante mariquita? Vamos, que está bien lo de planificar para el futuro, que en cualquier caso, de vez en cuando hay que arriesgar para darle emoción a la vida y que, de todos modos, hay que exprimir la vida a tope y disfrutar con lo que te toque...

Echába tanto de menos tus historias... Que alegría encontrar una nueva por aquí...

1/13/2006 12:28:00 p. m.  
Blogger almena said...

Ay1 Andrea.
Además de ese genio literario que tienes para contar así como tú lo haces, dos ideas principales que tu cuento me recuerda:
"La naturaleza... cada uno tiene la que tiene. Es muy suya la naturaleza, imposible contradecirla".
y
"No vivimos en el caos. La naturaleza está organizada. Perfectamente organizada. Aunque no lo parezca"
Sí.
:-)
Un gran abrazo

1/13/2006 01:00:00 p. m.  
Anonymous don tonino said...

Bonita fabula esta de la cucaracha, la hormiga y la mariquita.
Yo, en cambio, me quedo con un personaje secundario, con el tabernero. A menudo la verdad se encuentra a mitad de camino entre la locura y la razón.

1/13/2006 06:41:00 p. m.  
Blogger pijomad said...

Pues... 3 cosas: 1) la buena o la mala suerte no aparece si no se busca. 2) El dinero no da la felicidad aunque puede ayudar 3) Vive cada momento, porque nunca sabes cuando va a ser el ultimo.

¡¡CUANTAS MORALEJAS!!

1/13/2006 08:32:00 p. m.  
Blogger Bohemia said...

Lo que no se te ocurra a ti "mundo de fabula"...no se le ocurre a nadie. La naturaleza está organizada y hay que saber encontrar en la vida la chispa y disfrutarla...

Muack!

1/14/2006 02:52:00 a. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

A cada cual le llega su destino, y jugaremos las cartas en función de nuestra naturaleza... así que no hay que quejarse tanto ¿no?

Un abrazo.

1/14/2006 09:29:00 a. m.  
Blogger Kuan said...

Me ha encantado tu relato, Andrea... Yo pienso que para ganar hay que arriesgarse, que arriesgarse entraña también la posibilidad de perder... Por otra parte, no se debe ir en contra de la propia naturaleza porque eso entraña el peligro de perderse a uno mismo. Quizá la clave resida en encontrar el equilibrio, el propio, ese que nos haga sentirnos bien con nosotros mismos y nuestro mundo, que quizá no coincida en nada con el de los demás, pero que es el que nos hace reconocernos interiormente.Yo soy "Kuan": en mí, como en todos, hay un poco de hormiga, un poco de cucaracha, un poco de mariquita... La cantidad de cada ingrediente la elijo yo, sin despreciar las cantidades de lo demás, pero atendiendo a mi propia naturaleza, a mis necesidades, a mi experiencia.

Un abrazo grandote

1/14/2006 12:20:00 p. m.  
Anonymous leodegundia said...

Yo no se si la naturaleza está organizada o no, lo que si se es que cada uno debe de vivir de acuerdo a su forma de pensar y ver las cosas, sin sentir envidia por nadie, aprovechando todo lo bueno que la vida nos ofrece que es mucho si somos capaces a verlo y sobre todo, teniendo un espíritu positivo para poder alcanzar la felicidad.
Me encantó el cuento, está claro que tu imaginación sigue trabajando sin parar y sin perder su ingenio.
Un abrazo

1/14/2006 01:57:00 p. m.  
Blogger mixtu said...

un ensinaminetopara la vida... no lo conhecia esta historia :)
saludos

1/14/2006 02:40:00 p. m.  
Anonymous Jim said...

La suerte no es para el que la quiere, pobre hormiga por apretada le pasó, por eso hay que tomar algunas decisiones sin pensarlo tanto, nadie sabe cuando nos llega la hora de estirar la pata, hay que disfrutar más el presente no hay que estarse privando de cosas, bueno el cuento, besitos y hasta pronto byebye

1/14/2006 08:53:00 p. m.  
Anonymous jartos said...

Estimada Andrea, no puedo decir nada de lo escrito, no soy persona de criticas, buenas o malas, constructivas o amargadas, no se, solo se de la vida y esta vida que nos toca, que me toca llevar hay para todo, para las lagrimas y para las alegrías.
Para mi los cuatro personajes son como lo que te encuentras en cualquier sitio. No me parece lógico que todo el mundo fueramos cucarachas o mariquitas o taberneros o incluso hormigas. Las desigualdades se acentuan cuando predomina un modo o un estilo de ver y llevar la vida. Me conformo con la vida que llevo, tranquila, llevadera, con sus lloros y sus alegrías, pero contento que es lo más importante. No se a que grupo meterme, pero desde luego no al de la cucaracha.
Imaginate que todos los que escribimos en esto de los blogs fueramos como la Recol, ¡vaya rollo!, no tendría gracias ninguna. Así cuando queremos ver y sentir historias de esta belleza y de esta realidad sublime y casí espiritual, te dejas caer por aquí y te quedas de un agusto que casi mejor que en el Caribe con la cucaracha.
Y ya me voy, que no dejo espacio para el siguiente, pero antes decirte una vez más que esto sería bueno escucharlo de tus labios, alrededor de un buen fuego y vino que no falte. La tertulia estaría asegurada. Ya llegara el día, verdad?.
Besos Andrea. Un placer, como siempre.

1/14/2006 09:50:00 p. m.  
Blogger cerise said...

El mundo seria muy aburrido si todos fueran hormiguitas.. o solo cucarachas. Me parece que podemos ser las dos cosas a lo largo de la vida.

1/14/2006 10:02:00 p. m.  
Blogger Andrea Recol said...

¡¡Hola a todos:!! Estaba pensando deciros que iba a dejar de contestar en mis posts dado el escaso tiempo con que cuento, prefiero, mil veces emplear el tiempo en ir a vuestras casitas. Pero ha llegado Jartos (sin desmerecer a los demás, por favor) y se me ha echo un nudo en la garganta con su comentario y casi se me han escapado unas lagrimillas. Y es que hay veces que me pongo muy mística. Lo curioso de estas historias que escribo es que muchas veces cuando empiezo a escribirlas "no tengo ni idea qué voy a poner" y al cabo de una hora, sale lo que sale. Ato cabos; lo que he visto aquí, lo que he visto allí, en fin...Yo sólo pretendía hacer una historia contraria a la de "El paquete" y ha salido "La cucaracha y la hormiga". Hasta a mí me sorprende.
Infinitas gracias a todos por vuestras palabras que agradezco de todo corazón. Cris, Lucas, Almena; Pijomad, Don Tonino, Bohemia, Jim, Kuan, Mixtu, Brisaenlanoche, Leodegundia, Cerise, todos!!!Tened la seguridad que si no fuese por vosotros no escribiría practicamente nada. Y Jartos, por supuesto, que espero un día conocerte y hablar de estas cosas (o de lo que quieras) alrededor de un buen fuego y que no falte el vino. Miles de gracias a ti también. Y sí la Recol es bastante "rollo" en persona y sino pregúntaselo a mi marido. Jejeje.

1/14/2006 10:18:00 p. m.  
Blogger reina said...

Pues cada uno es como es, y bien está si con esto uno es feliz. Rico o pobre, comiendo a dos carrillos o como un pajarito.
A mi modo de ver el problema viene cuando uno no está contento con su vida o considera que ésta no va por el camino deseado, es hora de recapitular y ver qué es lo que nos ha llevado a determinada situación y que podemos hacer para arreglarlo.
Porque SIEMPRE se puede hacer algo para cambiar las cosas, en lo creo que es el mayor reto que tenemos los seres humanos, el libre albedrío.
Besotes.

1/15/2006 12:16:00 p. m.  
Blogger incondicional said...

Holas , creo que ya está todo dicho, todos somos necesarios, nadie imprescindible, yo sigo con mi lema, vive y deja vivir.
Bonita historia, un besín.

1/15/2006 09:13:00 p. m.  
Blogger pedazodecaos said...

Tus historias me sorprenden cada dia. Todos tenemos nuestro papel en este mundo
Un saludo

1/15/2006 10:24:00 p. m.  
Anonymous Grace said...

Pues por raro que parezca y por desequilibrado que parezca este Cosmos que nos ampara y desampara, sí, de acuerdo con la mariquita: la vida no es algo tan caótico... y las cosas ocurren (o no) siquiendo su orden. No es que crea en el destino ni en que el trigo se le devuelve a su dueño, no, pero sí que creo que hay un cierto orden tan natural que lo vemos como algo sobrenatural.
Besetes.

1/15/2006 11:52:00 p. m.  
Anonymous María said...

Gracias Andrea. Pues sí, cada uno es como es, pero creo que en el medio está lo mejor, aunque también hay quien dice que los extremos se tocan ¿no?

Por cierto, felicidades por tu otro blog, me pasaré, aunque ya llevo retraso y también me intentaré ir poniendo al día con mi inglés.

Besos.

1/16/2006 12:14:00 a. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

una gran lección, especialmente lo q siempre hay un motivo pa ser feliz y otro pa ser desgraciado.. besos grandes (por ahora tengo un nuevo motivo pa ser feliz, espero q dure, te lo explico en mi blog)

1/16/2006 04:27:00 a. m.  
Blogger Tastavins said...

Bueno, no tengo más que añadir a lo que ya han dicho todos. A cada uno en la vida le tocan unas cosas y las afronta a su manera. La cuestión es estar conformes con nuestra naturaleza. Como dice el refrán en la variedad está el gusto. Ah! Me encanta la cucarachita que has puesto, y eso que esos bichos me dan mucho puaj!
Salu2!

1/17/2006 09:04:00 a. m.  
Anonymous Alba said...

Hola Andrea,

que bonita fabula. si si si... Yo desde luego no me siento identificada ni con la cucaracha ni con la hormiga... pero el personaje que más me ha gustado ha sido el tabernero, es más, si tuviese que definirme... sería yo una tabernera jejejeje

Me animas el día, lo sabias?? eres estupenda

Un besote

1/17/2006 10:04:00 a. m.  
Blogger Wolffo said...

No me creo lo del infarto. Fijo que murió de sobredosis. Vaga y, de repente, con pasta... sobredosis, fijo, nada de infarto.

1/17/2006 06:48:00 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Buena manera de reinventar los roles de estos dos bichitos...

1/17/2006 11:33:00 p. m.  
Blogger Sol said...

sonrío..la felicidad está a la vuelta de la esquina.. muchas veces la dejamos pasar.. sin ni siquiera sonreirle..
besos

1/18/2006 12:32:00 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Andrea:
Que hermosa variante de la fábula de la hormiga y la cigarra nos has ofrecido. La encuentro encantadora y con mucho mensaje, como se dice.
Permiteme, ahora, ser un poco bromista y hacer refrencia a ese¿mal planteado? anuncio del Seat Ibiza según el cual, tanto la cigarra como la hormiga, pueden comprarse uno. Que pena de anuncio y de mensaje.
Besos
José

1/18/2006 06:39:00 p. m.  
Anonymous mnkantavivir said...

que placer fue el leerte!!, me cae que si....que delicia!!, muy rica la variante de la fábula original que te deja un sabor de boca, con aroma de recapacita....la vida es corta!!
El mensaje para mi es mas que claro, aparte de que eres fenomenal en esto, es que...hagamos lo que hagamos (para mí) el de arriba tiene un plan....claro que eso no significa el sentarse a esperar que se lleve a cabo...pero si no darse de topes contra lo que se te presenta...digo no??
un besazo...y felicidades por tus letras!!

1/18/2006 08:29:00 p. m.  
Anonymous don tonino said...

Lo siento Andrea, pero me han mandado una cadena bloggera de esas y te paso el relevo.
En mi blog puedes recoger el testigo.

1/18/2006 10:21:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home