sábado, abril 22, 2006

8. La increíble transformación (¡FINAL!)

LA ASOMBROSA VIDA DE LA ABEJA ABI GONZÁLEZ (DE LA SERIE "CUENTOS EN INCUBACIÓN")
Para ir al capítulo 1, pincha aquí

Para ver cómo va el proyecto de las camisetas, pincha aquí.

Los escuadrones de Abi eran superior en número que los de la Reina pero, como un barco sin capitán navega a la deriva, la ausencia de líder las hacía sentirse huérfanas y tremendamente vulnerables frente al enemigo. Poco a poco, las filas de Abi empezaron a causar algunas bajas. Angustia, desolación, miedo...

- ¿Por qué nos habrá abandonado? Preguntó Fernanda a Jacinta cuando ambas se encontraron tras un árbol tomando fuerzas para volver al ataque.
- No lo sé.
- Moriremos.
- No lo sé.
- Sí, estoy segura, moriremos todas.
- ¡Tenemos que rescatar a nuestras hermanas Fernanda! Nos colaremos en la colmena como sea.

Enfilaron con la decisión de las suicidas hasta el portal de la casa real y cuando estuvieron a unos dos o tres cuerpos de distancia de la entrada, rozaron sus alas para doblar su capacidad de ataque y poder penetrar en el interior de la colmena. Esquivando a todas aquellas que les impedían el paso llegaron por fin dentro y se dieron cuenta que en el interior nadie les atacaría porque sólo había zánganos muy jóvenes (de unos dos o tres días). Preguntaron a los zánganos dónde estaba la prisión y éstos les indicaron el camino sin oponer resistencia alguna. Al llegar, quitaron primero la cera sobre la celda de una prisionera, que una vez libre ayudó a sus intrépidas liberadoras a rescatar al resto.

- ¿Dónde está Abi?- preguntó a Jacinta una de las recién liberadas.
- No lo sabemos.
- Necesita más alimento, sino morirá.
- Debemos encontrarla- dijo otra liberada.
- Moriremos todas- dijo Fernanda.
- Tenemos que conseguir primero que entre en la colmena el mayor número de nuestras hermanas.
- Si salimos, nos matarán- dijo Inés.
- Pidámosle a los zánganos que nos ayuden a dar el aviso. A ésos, les da igual- dijo Rosa.
- Buena idea, buena idea- contestó Jacinta.

Y así fue cómo decidieron dar instrucciones a un grupo de zánganos para que salieran a decirles a las seguidoras de Abi que, poco a poco, intentarán entrar a la colmena. A los zánganos, dada su juventud e ignorancia, aquella misión les pareció un juego; era como jugar al "pilla pilla" pero mucho más entretenido porque, en medio de una gran trifulca, tenían que dar un mensaje secreto a uno de los ejércitos. Sin duda, esperaban darse unos buenos chutes de adrenalina con un puñado de emociones fuertes.

No obstante, nada más dejar la colmena, se encontraron de sopetón con la Reina que tenía ya a los escuadrones de ambos bandos completamente doblegados. La batalla había cesado y todas las abejas, sin excepciones, la seguían. Era una Reina esbelta, de suave rostro iluminado, mucho más joven que el que todas recordaban.

- Para una vez que teníamos un trabajillo, viene la soberana y lo estropea todo. Con lo entretenida que estaba la batalla. ¡Hay que jorobarse!- dijo un zángano al oído de otro.
- Sí y luego dicen que somos vagos.

La Reina penetró sin problemas a la colmena y se encontró de frente con Jacinta y el resto de sus seguidoras.

- No temáis, soy Abi - dijo con voz solemne.

Fernanda y Jacinta empalidecieron del asombro. La pequeña Abi, que contaba ya con diecisiete días de edad, se había transformado completamente, tanto que no parecía la misma: su tronco y sus extremidades eran mucho más largos que los de una abeja obrera. Sin embargo, a pesar de su afinamiento, pronto se descubriría que el interior de su vientre se alojaban miles de huevos, tras haber pasado parte del día con cuatro zánganos.

Las abejas que habían sido hecho prisioneras, en medio de la desesperación, no había tenido tiempo de contar la buena nueva a Jacinta y Fernanda. Estas abejas reaccionaron con la calma de quien conoce su misión, pues el alimento que alcanzaron suministrar a Abi por una vez, era el mismo que el que suministraban a la vieja Reina: jalea real, por lo tanto, había sido fácil para ellas concluir que Abi era en realidad una Reina.

- Y la otra Reina ¿dónde está?- preguntó Jacinta temerosa.
- No os preocupéis, he venido a buscarla.- Era Raimunda quien nuevamente apareció, como por arte de magia, en el interior del abejar.

Raimunda se dirigió sin dudar a los aposentos de la vieja Reina, que permanecía ahí escondida y parecía sollozar en soledad.

- Ha llegado la hora de partir; se ha iniciado un nuevo ciclo - le dijo a la vieja Reina, asomando la nariz en la habitación real.
- ¿Por qué? -preguntó una abeja muy pequeñita y curiosa que observaba de cerca todo lo ocurrido y había escuchado a Raimunda.
- Porque cuando una Reina se hace mayor, sólo engendra zánganos.
- ¿Y los zánganos no sirven de nada?
- No. Sin los zánganos ninguna de nosotras existiría. Pero, si sólo hay zánganos entonces la colmena no puede subsistir. Todos tenemos un importante papel que cumplir dentro y fuera del panal, porque todos somos, en realidad, sólo uno.

Al escuchar las palabras de Raimunda, la vieja Reina accedió a salir y se fue volando junto a ella. Pudo ocupar entonces la cámara real. "¡Vaya fujada! Lo sé todo...y ahora a poner huevos" - pensó entonces con cierta resignación, Abi González, la nueva Reina de la mejor colmena de Hierbo Verdo, en un país llamado Latino.©2006 Andrea Recol

-FIN-

27 Comments:

Blogger don tonino said...

Este cuento si que tiene moraleja. La de casi todos los cuentos que en el mundo han sido:
Todos somos necesarios pero nadie imprescindible.

4/22/2006 09:48:00 p. m.  
Blogger vitore said...

Pues aunque yo no soy muy monárquico, no tengo más remedio que decir: ¡Viva la Reina Abi!.

Me da un poco de pena que se hayan terminado estas aventuras, pero con tu imaginación, saldrán otras con las que disfrutaremos tanto o más que con nuestra amiga Abi.

Un beso

4/22/2006 10:43:00 p. m.  
Anonymous Consumidor irritado said...

No se que me asombra mas si el cuento o las camisetas ...;-)

4/23/2006 08:52:00 a. m.  
Blogger Ni said...

Belo!

Um bejo de Lisboa

Ni*

4/23/2006 06:15:00 p. m.  
Anonymous Maria said...

Es que tenía que ser reina! Era una líder nata y su destino era ese. Se vuelve a completar el círculo y vuelve a empezar otra vez. Y ahí es cuando ella se dió cuenta. Besos

¡Vaya! Siento que se estropease el mercadillo, pero ya tienes mucho adelantado para cuando se haga. Espero que sea pronto.

4/23/2006 06:50:00 p. m.  
Anonymous Jim said...

Estabamos en presencia de una reina, mish, ni siquiera se me había pasado por la cabeza, entretenido el cuento.

Besos y hasta pronto byebye

4/23/2006 07:55:00 p. m.  
Blogger GraceNoPerdona said...

Hermoso cuento.
No dejes de deleitarnos.
Saludines

4/23/2006 08:45:00 p. m.  
Anonymous Julio said...

Abi sabía lo que quería; puso todo su empeño en ello y al final lo consiguió.
Ha sido muy interesante y entretenido.
Un abrazo

4/23/2006 11:31:00 p. m.  
Anonymous natalia (cenicienta) said...

jo, desde luego no me esperaba este final, me ha encantado.. besoss

4/24/2006 12:13:00 a. m.  
Anonymous Alba said...

Yupiiiii que final mas chulo!!!!!!! jejeje... Merecia la pena esperar el final :D me ha encantado!!!!!!!
Ya nos queda menos para engancharnos a otra historia tuya Andrea jeje

Muchisimos besitos :D

4/24/2006 09:39:00 a. m.  
Blogger almena said...

Qué bueno el total del relato, Andrea.
Los ciclos se repiten.
El círculo siempre se cierra.
Y tú lo has contado genial.
Enhorabuena!!

Y un beso

4/24/2006 11:52:00 p. m.  
Blogger Cris said...

El regreso triunfal.
NO podía ser de otra forma para nuestra protagonista. Me ha encantado esta deliciosa metáfora, al fin y al cabo todos tenemos nuestro papel que cumplir en la vida para que todo vaya perfectamente...
Me apena que se haya terminado, me tenía tan absorta que no sé si estaba más embobada de la historia en sí o de tu maravillosa forma de contarla.
Seguro, ambas cosas.
Un beso enorme.

4/25/2006 10:37:00 a. m.  
Anonymous brisaenlanoche said...

Al final ha sido un cuento de hadas, jejeje, ha estado muy bien ;)

Un abrazo.

4/25/2006 12:12:00 p. m.  
Anonymous leodegundia said...

La vida es así tanto para los animales como para los humanos, repetirse una y otra vez el ciclo, la pena es que esas repeticiones acarrean mucha violencia y muerte. ¿Nunca seremos capaces de realizar los cambios necesarios sin tanta destrucción?.
Muy bueno Andrea, como siempre.
Un abrazo.

4/25/2006 01:24:00 p. m.  
Blogger pijomad said...

Jajaja.. lo que más me ha gustado es que Avi era un poco golfa.. ¿con cuatro zánganos a la vez? ¿`pero donde se ha visto una reina puta? jejeje... Me lo pasé bien volviéndote a leer...

4/25/2006 09:09:00 p. m.  
Anonymous Brisa said...

Pues sí, me gustan los cuentos de final feliz, así que esta historía que es mucho más que un cuento ha sido interesante, porque no se si al comenzarla era tu pretensión, pero además de amena y agradable nos ha aportado a su vez una lectura de vida.

Gracias Andrea. Un beso grande.

4/25/2006 09:26:00 p. m.  
Blogger isis said...

se cierra un ciclo, tanto para Abi como para nosotros. espero que sigas deleitandonos con tus historias xfi..

muxos bsos**
me ha gustado muxo el final :p

4/26/2006 04:46:00 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Hola, ayer yo creo que dejé aquí un comentario, pero igual aparece en cualquier otro blog. Decía que me ha gustado el cuento y que a rey muerto, rey puesto. Aunque en este caso sería a reina destronada, reina coronada.
Besitos.
P.D. Creo saber lo que pasó; le dí a vista previa y me marché sin publicarlo.

4/26/2006 08:11:00 a. m.  
Blogger cerise said...

No podia terminar de otra manera.
¡Abi nacio para ser Reina.!

4/26/2006 09:36:00 a. m.  
Anonymous azzura said...

Bien pués.. me encanta el final;) nació para ser reina sí, este cuento es una maravilla ANdrea, si me permites lo guardaré en una carpeta para leerlo de un tirón y para que no se me pierda;))
Un besito, que tengas un feliz día

4/27/2006 09:12:00 a. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Estimados lectores: A propósito del comentario de Pijomad, me gustaría decir que aunque la historia es fantástica hay datos reales sobre el comportamiento de las abejas. Las abejas reinas realizan la danza nupcial con hasta 15 zánganos. La razón -dicen los científicos- es que de esta forma hay más variedad genética. Podéis leer más sobre abejas en el enlace a wikipedia que he puesto en la palabra Reina. También he leído que las abejas Reina cuando son mayores empiezan a engendrar zánganos. Un beso a todos.

4/27/2006 09:46:00 a. m.  
Anonymous JESUS HUERTA said...

Encantador, fantastico, como no podía ser menos. El único problema que le veo es que me ha dejado con unas tremendas ganas de ser zangano
¿acaso no lo soy?
Un beso enorme.

4/28/2006 12:55:00 p. m.  
Blogger mixtu said...

viva la reina
yayay
amiga, estupendo, estupendo, estupendo

bonito...

excelente...

beijos, siempre en contacto

quiero nuevo cuento
yayyayay

4/28/2006 08:01:00 p. m.  
Blogger Matías Zelick said...

Cualquier semejanza con la realidad es mera coincidencia... Larga vida a Abi González, la nueva reina de un país con nombre curioso: Latino.

4/29/2006 04:21:00 p. m.  
Blogger reina said...

Ha sido el broche de oro a una serie fantástica, real como la vida misma, con un camino sembrado de dudas y trampas, con momentos de derrota y desánimo... en el que normalmente mucha gente se queda sin salir y Abi, esa extraordinaria abeja supera para darnos una lección de cómo en la vida hay que manterse firme y hacer lo correcto, pese a quien pese.
Muchos besos Andrea, y gracias por tus historias.

4/30/2006 02:39:00 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

¿Para cuando una segunda parte? (Es que ya está todo dicho...)

5/02/2006 01:49:00 p. m.  
Blogger incondicional said...

Biennnnnnnn, me encantan los finales felices no lo puedo remediar :-).
Gracias por regalarnos éstos preciosos relatos.
Me alegro que hayas disfrutado de un pequeño descanso, te lo merecías con tanto trajín.
Un abrazo.

5/03/2006 01:02:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home